Quienes Somos

Nuestra Historia

El jardín infantil es una institución que se inicia en 1980, bajo el alero de la Sra. Guillermina Jones, profesora Normalista. En sus comienzos tiene 3 niveles combinados los cuales eran: nivel medio mayor, pre kínder y kínder.
En el año 1982 comienza a trabajar la Sra. María Isabel Loaiza como Educadora de Párvulos a cargo de estos mismos niveles. Dos años más tarde se le traspasa el funcionamiento del establecimiento el que posteriormente es reconocido por el Ministerio de Educación. Año a año empieza a crecer no solo en diferentes niveles sino que también en infraestructura. El nombre de la institución se debe a la revista Peneca que en sus años deleitó a niños y niñas de aquella época.
En la actualidad es una institución bastante conocida y reconocida en y por la comunidad, cuenta con nivel medio mayor y menor; primer y segundo nivel transición entregando educación en jornadas de mañana y tarde. El personal lo componen, una coordinadora en gestión curricular la Sra. Ana María Silva, una educadora de párvulos y 14 Técnicos en educación Parvularia.

Visión

La escuela de párvulos Penequita tiene como fundamento pedagógico esencial cultivar los derechos del niño, garantizando no solo los derechos de ellos sino también los de su familia, lo que ayudara al crecimiento de la comunidad entera.
El énfasis esa puesto en los contextos socio-culturales en que se desenvuelven niños y niñas, favoreciendo un rol activo en sus aprendizajes, siendo ellos protagonistas del tiempo y del espacio dándole a la familia el reconocimiento como primera educadora constituyéndose un actor principal permanente en la labor educativa.

Misión

La escuela de párvulos Penequita es una institución que tiene 24 años de vida en nuestra comuna.
La misión de nuestra escuela es formar a niños y niñas felices en un ambiente acogedor de sana convivencia cultivando fortaleciendo valores
Ampliando sus posibilidades de aprendizaje, considerando características y potencialidades individuales, respentando sus ritmos de aprendizaje y singularidad. La Escuela de párvulos proporciona la oportunidad de crecer junto a la familia reconociendo en ella, la primera formadora de sus hijos